La espirulina supone una fuente de energía gracias a su extraordinaria composición:

  • Proteínas vegetales: >60% incluyendo los 8 aminoácidos esenciales en balance perfecto (la carne no supera el 30% de proteínas).
  • Antioxidantes: βeta-caroteno, ficociania, SOD (Super Oxido Dismutasa), clorofila.
  • Ácidos grasos esenciales: 5-7%, incluidos ácido linolénico y γ-linoléico (Omega-6).
  • Vitaminas: pro A, B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12, E, I, K.
  • Minerales y oligoelementos (7-13%): Calcio, Fósforo, Cobre, Hierro, Magnesio, Potasio, Zinc, Selenio, Manganeso.
  • ¿Algo más? Azúcares complejos, enzimas, fibras. Buscar un alimento más completo = misión imposible!